Fernando Lamberg

Camellos y bombardeos

 

En camellos la nafta se transportó a Bagdad,

no para encender la lámpara de Aladino

sino para prender cualquier otra lámpara.

No sabían los camellos

que siglos después serían reemplazados por motores

sedientos de petróleo

y en lugar de brillar las lámparas

arderían poblaciones destruidas por la codicia

Mientras los motores consumían petróleo

Supuestamente en nombre de la justicia.

Satanás

 

Quien se oponga a nuestros planes es Satanás.

Lo reconocemos por el tridente,

por los cuernos de la frente

y porque después de entrenarlo

y sentarlo a  la derecha

se convirtió en nuestro enemigo de repente.

El antiterrorista

Debemos combatir el terrorismo.

Pero para eso hay que sembrar el miedo.

Nada mejor que decir que existe el demonio

y sus partidarios irán al infierno.

Para combatir la violencia

usaremos la violencia.

Lanzaremos bombas de racimo

que envían sus fragmentos a todas partes

y cuando ni una partícula de vida exista

habremos terminado con los terroristas.

Fernando Lamberg, Chile

(volver)