Foro 

Derechos culturales

Una plataforma institucional y jurídica para la transformación cultural

  Resumen 

Miércoles 6 de octubre, 5:00 pm , Sala C, Fundación Celarg

Anteproyectos de Ley de Cultura. Análisis y propuestas
Ninoska Lazo, Joaquín López Mujica, Milagros Santana y Chela Vargas 
Moderador: Diego Silva

De izquierda a derecha: Diego Silva, Ninoska Lazo, Milagros Santana, Chela Vargas y Joaquín López Mujica

La sesión sobre la discusión de los Anteproyectos de Ley Orgánica de Cultura que actualmente se encuentran en la Asamblea Nacional, la inició la diputada Milagros Santana quien narró su experiencia ejercida desde 1999 con la elaboración de un diagnóstico de la realidad cultural en el país, que ofreció lineamientos para la redacción de los cuatro artículos sobre derechos culturales que se incluyeron en la Constitución, y a la vez, sustentó las bases para el Proyecto de Ley Orgánica de cultura que fue aprobado el día 15 de diciembre de 2000 por la Subcomisión. Luego, bajo la tutela de Manuel Espinosa, se introdujo el Proyecto de Ley elaborado por el Conac. Posteriormente, cuando Francisco Sesto asume el Viceministerio de Cultura, se creó una Comisión mixta para estudiar y fusionar ambas propuestas, pero el trabajo quedó inconcluso. En resumen, la diputada llamó la atención sobre la necesidad de atender a la creación de un ministerio de cultura, proyecto también elaborado por la Subcomisión de Cultura, cuya estructura refleje un trabajo fluido desde las bases, ya que en definitiva, se trata de un órgano coordinador de unas políticas que deben ser concebidas por las regiones.

Ninoska Lazo, abogada con experiencia en la promoción cultural, también narró su participación en el proyecto liderado por Milagros Santana e hizo hincapié en la necesidad de darle sustento jurídico al proceso de transformación cultural que estamos viviendo. Hizo presentación pública de un proyecto elaborado colectivamente, titulado Ley Orgánica de desarrollo cultural endógeno, que también propone un ministerio basado en órganos populares de cultura con carácter decisorio. Considera que es de vital importancia que los presupuestos deben estar  en consulta y concordancia con las comunidades, de acuerdo a lo que sus integrantes consideren a desarrollar como política, en cada municipio, estado y a nivel nacional. Reconoce que la traba de este proceso aparece cuando se define el sujeto de la toma de decisiones, a pesar de que la Constitución y la Ley de Planificación ordenan que sea la propia comunidad la que decida sobre esta materia.

Chela Vargas también resumió su experiencia en la Comisión mixta propiciada por el Viceministro Francisco Sesto y planteó que fue una etapa de trabajo fructífera pues constantemente llegaban materiales que enriquecían la discusión. Considera que en estos momentos es importante construir un eje conceptual y más que debatir sobre el significado del término “cultura” hay que preguntarse cuál su rol en este momento de combate en América Latina, donde están surgiendo nuevos movimientos sociales que se están planteando para dónde vamos y qué vamos a construir como sociedad de futuro. La tradicional visión de las “bellas artes” está siendo superada por una perspectiva antropológica que ve en lo cultural el impulso de cambios en lo social y lo económico, para la construcción de una hegemonía política y de una verdadera democracia, donde se incorpore realmente toda la colectividad. Aunque hay un consenso en este sentido, también se presentan amenazas. Por ejemplo, hay que trabajar colectivamente en ciertos procesos de identificación, como sucede en Venezuela, donde  emergen preguntas como  ¿qué es ser bolivariano? También deben ser superadas ciertas políticas patrimonialistas y difusionistas que rescatan los valores del pasado sin vincularlas al pueblo y sin sintetizarlos con las experiencias del presente. Nuestro pueblo le está dando un nuevo contenido a la democracia con su praxis histórica y tenemos que fusionar la cultura como patrimonio con el actual momento histórico. Para revisar esos valores debe haber participación colectiva. Hace falta la elaboración consistente de políticas culturales que entiendan que el apoyo a los espectáculos debe vincularse con las propias comunidades. El papel de la cultura en este momento es político y los  planes deben estar orientados hacia la creación de conciencia contra la ideología neoliberal, para rescatar la memoria colectiva, defender la soberanía y pensar que otro mundo es posible. La reflexión fue complementada con la intervención de Joaquín López Mujica quien hizo un balance de la propuesta de ley del Conac (liderada por Manuel Espinoza), aclarando que allí se privilegió lo cultural como bienes y servicios, sin tomar en cuenta un sentido filosófico de los valores. La concepción de la cultura debe incluir un contenido ético-político que exprese su rol como dimensión de cambio y no otorgarle solamente esta posibilidad a lo institucional. Considera significativo que en este proceso de definiciones jurídicas, se implemente una constituyente cultural originaria que active una participación efectiva de las bases sociales en la configuración de un proyecto de ley orgánica de cultura realmente acorde al momento histórico que vive el país.

En general, los ponentes consideran que una ley orgánica debe ser una ley marco que debe contener los artículos indispensables para articular las otras leyes específicas.

Las diferentes comentarios del público coincidieron en la necesidad de activar mecanismo de participación que superen los tradicionales prejuicios de la conducta representativa y que éstos se concreten en la apertura de una constituyente cultural que recoja todas las interrogantes en la materia, sobre todo el rol político de lo cultural en el proceso de la construcción de un nuevo modelo de nación y sobre todo, en la toma de decisión sobre el proyecto de ley orgánica de cultura a ser finalmente discutido.

 

  volver